15 años

Hoy se cumplen 15 años desde que uno de los grandes nos dejó. En ese fatídico 1 de mayo de 1994, Ayrton Senna nos dejaba en la curva tamburello en el GP de San Marino. Que decir de él que no se haya dicho ya. Como piloto era diferente, único. Su impresionante registro de poles y fantástico porcentaje, y sus 6 victorias en el mítico circuito de Mónaco, 5 de ellas consecutivas, pasarán a la historia. Como persona también era única, muy religioso y de buena familia, Magic, así se le conocía, pensaba de una forma diferente. Cada vez que hablaba nos dejaba frases para el recuerdo, como aquella que decía: “El segundo es el primero de los perdedores” o “Todos los años hay un ganador, pero no todos los años hay un campeón”. También hablar de sus míticos duelos, sobre todo aquellos Prost-Senna que nos ponían la carne de gallina, quién no recuerda la carrera de Suzuka de 1989, Prost llegó a decir que no podía con él. Sirva esto como recuerdo a uno de los grandes de la F1, a alguien que llevaba la F1 en la sangre.

,